Propietario

  • Durante toda su vida o el tiempo convenido recibirá una renta mensual en función de la edad, así como del valor de su vivienda.
  • Su poder adquisitivo aumentará considerablemente, lo que repercutirá en la mejora de su calidad de vida.
  • Disfrutará de su vivienda en las mismas condiciones en que la venia utilizando como propietario, de esta forma rentabilizará su patrimonio inmobiliario sin necesidad de renunciar a la enorme ventaja que supone seguir viviendo en su casa de siempre, sin alejarse de su entorno habitual.
  • Podrá hacer frente, si así lo desea, de manera inmediata al pago de una residencia.
  • Formalizar la operación no le supondrá ningún coste adicional. Todos los gastos, honorarios profesionales e impuestos que se generan corren a cargo del comprador

Inversor

  • Quienes no puedan acceder a un crédito bancario, o que pudiendo acceder al mismo en realidad paguen menos por un alquiler de lo que pagarían de intereses por un crédito hipotecario
  • Comparada a los créditos UVA en este caso el precio del inmueble es fijo.
  • Pasan a ser titulares de un  inmueble con un bajísimo costo de inversión inicial.
  • El pago del capital por la adquisicion del inmueble es en cuotas sin interés.
  • Recién podrán considerarse como intereses aquellas rentas que se tengan que abonar para la eventualidad que el adulto mayor supere su expectativa de vida

Vendedores

Mayores de 65 años
Solteros o casados
Con o sin hijos
Titulares de inmuebles

Inversores

Quienes no puedan acceder a un crédito bancario
Inversores conservadores
Desarrolladores inmobiliarios
Inversores financieros